En el mundo que vivimos hoy, desgraciadamente, ninguna persona está libre de sufrir un robo, ya sea en su residencia, negocio, vehículo o en la calle. En un asalto tenemos dos cosas que perder; tus pertenencias y la vida. Los criminales van por el dinero primero, pero muchas personas, por no saber ser buenas víctimas, pierden sus pertenencias y su  vida también.

En el caso de sufrir un robo con un arma de fuego, es preciso reconocer que ante la presencia de un arma de fuego, no existe fuerza física que se imponga, además por cada delincuente que uno observa existen, al menos, otros dos que están al acecho y muy probablemente todos vayan armados.

De acuerdo con las estadísticas, el 70% de las personas que se oponen a un asalto a mano armada pierden la vida.

Ante ello, es preciso estar preparados ante la eventualidad de sufrir un asalto, las 10 recomendaciones básicas son las siguientes:

Cuando las medidas de prevención y hasta las alarmas fallan, expertos en seguridad personal recomiendan haber pensado con anticipación cómo reaccionar.

La víctima está nerviosa, pero el o los asaltantes lo están también. Además, pueden estar bajo efectos de drogas que reducen sus inhibiciones, su percepción de riesgo y hasta su capacidad de sentir dolor.

Como ejercicio de preparación, hemos recopilado algunos de los consejos más sensatos para sobrevivir el peligroso y traumático evento de un robo  a mano armada o robo domiciliario.

Metodo 2

Método 3

Método 4

Enfréntate al tirador

Método 5

 

Por : Peter Montalvo / Consultor de Seguridad

CEO

365 Security Management Group