Que hacer si te encuentras en medio de una Balacera, Corra, Escondase y Pelee  | 365 Security Management Group

  • June 14, 2017
  • by Peter Montalvo
  • blog
  • Comments Off on Que hacer si te encuentras en medio de una Balacera, Corra, Escondase y Pelee 

 

Corra, Escondase y Pelee 

Por. Peter Montalvo / Consultor de Seguridad / NRA Instructor de manejo de armas de fuego.

1-Conserva la calma. Es natural entrar en pánico cuando te encuentras en medio de una balacera, pero esta reacción solo te impide pensar con claridad. Puede parecer imposible conservar la calma durante una emergencia, pero existen algunas cosas que puedes hacer para no perder la cabeza.

  • Concéntrate en tu respiración.
  • Cuenta hasta tres mientras inhalas.
  • Mantén tu respiración mientras cuentas hasta tres.
  • Luego, cuenta hasta tres mientras exhala.

Puedes (y debes) hacer esto mientras buscas un lugar seguro, ya que al controlar tu respiración evitas hiperventilarte y tomar decisiones precipitadas.

2-Alerta a los demás. Una vez que te des cuenta de que efectivamente se está produciendo una balacera, debes alertar a las demás personas que se encuentren cerca, ya que algunas pueden no haber notado que se está desarrollando un incidente mientras que otras pueden haberse congelado por el miedo. Si crees que te encuentras en medio de una situación que involucra un tirador activo, alerta a todos los que te rodean para que huyan o se escondan.

3-Ten un plan en mente. Es imprescindible que ejecutes un plan sobre lo que debes hacer en caso de una emergencia. Debes prepararte y entrenarte para que aprendas a escapar a un lugar seguro. Recuerda siempre tener un plan de respaldo y evaluar si puedes ejecutarlo o no en caso de que no puedas seguir con el plan original.

4-Prepárate para correr. Muchas personas se congelan ante una emergencia. Si escuchas disparos, lo más probable es que sientas la necesidad de permanecer inmóvil y esconderte. Sin embargo, los expertos recomiendan que te escondas solo si no puedes escapar a un lugar seguro. Si conoces una ruta de escape segura que te mantenga alejado del tirador, debes resistir la tentación de congelarte y hacer el esfuerzo de mover las piernas y correr, siempre y cuando puedas dirigirte a un lugar seguro.

Método 2 de 5: Corre hacia un lugar seguro

1-Visualiza tus movimientos. Es importante que planifiques tu ruta de escape y seas consciente de lo que pasa a tu alrededor. Debes reconocer si existen puntos a lo largo de la ruta en los que el tirador puede tender una emboscada y anticipar cómo responderías si eso llegara a suceder.

  • La mayoría de los tiradores apuntan hacia objetivos arbitrarios. Mientras más difícil sea verte y dispararte, más seguro estarás, por lo que debes tratar de ser racional y evitar entrar en la línea de visibilidad del tirador.
  • Si te encuentras alrededor del tirador, trata de encontrar una vía de escape que te oculte (para que permanezca fuera de la vista del tirador) y te proteja (de las balas).

2-Abandona el lugar si puedes. Cuando un tirador activo se encuentra a tu alrededor, es importante que olvides el miedo para mantenerte en movimiento y alejarte lo más que puedas de la situación y del tirador. No te plantes a ver o averiguar lo que está sucediendo, más bien aléjate lo más que puedas. Esto te volverá un punto de disparo difícil y reducirá la posibilidad de que una bala perdida te alcance.

  • Ten en cuenta que esto solo es posible si el tirador no se ha dado cuenta de tu presencia, te encuentras en medio de una multitud o escuchas disparos a lo lejos pero el tirador aún no te ha visto.
  • Trata de ayudar a otros sin exponerte al peligro.
  • Intenta escapar, aunque otros insistan en quedarse.
  • Anima a otras personas para que escapen contigo.Sin embargo, si los demás no están seguros si correr o no, no esperes a que ellos decidan.
  • Tu prioridad número uno es huir.

3-Deja tus cosas. Recuerda que tu vida es lo más importante que tienes, no tu teléfono ni tus pertenencias. No retrases tu escape tratando de llevarte tus objetos personales y si ves a alguien tratando de recoger sus cosas, dile que las deje.

4-Utiliza cualquier salida. Busca una salida por la que puedas escapar, ya sea una puerta o ventana de emergencia. La mayoría de los restaurantes, cines y otros lugares públicos cuentan con puertas y salidas destinadas para el personal (por ejemplo, en sus depósitos o cocinas), por lo que debes buscarlas y utilizarlas si te es possible.

5-Comunícate con los servicios de emergencia. Una vez que te hayas retirado de la situación y hayas encontrado una salida segura, comunícate con los números de emergencia de tu localidad o busca a alguien que tenga un teléfono para que realice la llamada.

  • Una vez que te encuentres fuera, mantente lo más alejado que puedas del edificio.

Advierte a los transeúntes y otras personas sobre la situación. Alerta a las personas fuera del edificio sobre lo que está sucediendo en el interior y recomiéndales que también se alejen lo más que puedan.

Método 3 de 5: Ocúltate del tirador

1Busca un escondite. Escoge un lugar que se encuentre fuera del campo visual del tirador y que pueda proporcionarte protección si dispara en tu dirección. Lo ideal es que tu escondite no te atrape y te convierta en un “blanco fácil”. Un escondite ideal debe tener el espacio adecuado para que puedas moverte y escapar si es necesario.

  • Decide rápidamente dónde esconderte. Trata de asegurar un lugar para esconderte tan pronto como puedas.
  • Si no encuentras una habitación en la que puedas encerrarte, trata de esconderte detrás de un objeto que pueda ocultar tu cuerpo (como una fotocopiadora o un archivador).

2-Busca un escondite. Escoge un lugar que se encuentre fuera del campo visual del tirador y que pueda proporcionarte protección si dispara en tu dirección. Lo ideal es que tu escondite no te atrape y te convierta en un “blanco fácil”. Un escondite ideal debe tener el espacio adecuado para que puedas moverte y escapar si es necesario.

  • Decide rápidamente dónde esconderte. Trata de asegurar un lugar para esconderte tan pronto como puedas.
  • Si no encuentras una habitación en la que puedas encerrarte, trata de esconderte detrás de un objeto que pueda ocultar tu cuerpo (como una fotocopiadora o un archivador).

3-Bloquea tu escondite. Si te encuentras en una habitación, cierra la puerta o bloquéala con un objeto pesado (como un archivador o un sofá). Haz que entrar en la habitación sea lo más difícil que puedas para el tirador.

  • Bloquear la puerta de la habitación te mantendrá seguro y te permitirá ganar más tiempo. Si tú o alguien más ha alertado a la policía, esta debe llegar en cualquier momento. Tan solo dos o tres minutos constituyen una cantidad significativa de tiempo en una situación de emergencia.

4-Agáchate y acuéstate en el suelo. Acuéstate boca abajo con los brazos cerca de tu cuerpo pero no te cubras la cabeza. Esta posición boca abajo protege tus órganos internos. Además, si el tirador te encuentra en esta posición, puede asumir que ya estás muerto.

Si permaneces acostado en el suelo reduces la probabilidad de que una bala perdida te alcance.

Mantente alejado de la puerta. Algunos tiradores suelen disparar a través de una puerta cerrada, en lugar de intentar abrirla o tirarla abajo. Dado que las balas pueden atravesar las puertas, lo mejor es que te mantengas alejado de esa área.

Método 4 de 5: Enfréntate al tirador

1-Enfréntate como último recurso. No trates de enfrentarte si puedes escapar o esconderte del agresor de forma segura.Este debe ser tu último recurso; pero si tienes que enfrentarte, lo más importante es que procures tu propia supervivencia todo el tiempo.

2-Busca elementos que puedas utilizar como armas. Busca cualquier cosa que puedas utilizar para golpear o herir al tirador (como una silla, un extintor o una tetera con café caliente). La mayoría de las personas no tiene armas cargadas a la mano, por lo que tendrás que improvisar y utilizar lo que tienes a tu alrededor.

Puedes sostener el objeto delante de tu cuerpo para desviar los disparos o lanzárselo al tirador.

Puedes utilizar tijeras o abrecartas como cuchillos. Incluso podrías utilizar un lapicero como arma, sobre todo porque puedes darle impulso con el dorso de tu dedo pulgar.[27]

Si encuentras un extintor cerca, tómalo. Puedes rociar el extintor en la cara del tirador o utilizar el mismo objeto para golpear la cabeza.

3-Reduce al tirador. Recuerda que enfrentarte al tirador es siempre tu último recurso si tu vida corre peligro. Si no puedes escapar o esconderte, enfréntate al tirador o anima a otras personas para que te ayuden.

Busca la manera de arrebatarle el arma de las manos o derribarlo para que se desoriente.

Anima a otros para que te ayuden. Trabajar en equipo te dará una ventaja sobre el tirador porque está solo.

4-Sé agresivo. Si el tirador se encuentra muy cerca, puedes tratar de desarmarlo, solo si tu vida corre peligro. Hagas lo que hagas, es importante que actúes rápido y te concentres en desarmar o reducir al tirador.

  • Si el tirador tiene un rifle, agarra el cañón y aléjalo de ti mientras golpeas o pateas al tirador. Es probable que el tirador trate de retomar el control del arma, pero si controlas sus movimientos puede quedar atrapado con la guardia baja y fuera de equilibrio. Si logras agarrar la culata del fusil, tendrás ambos extremos del arma en las manos y podrás utilizarla como palanca para patear, arrodillar o empujar al aggressor.
  • Si el tirador tiene una pistola, trata de agarrarla por el cañón desde la parte superior para que no pueda apuntarte. Existen varios modelos que al agarrarlos desde la parte superior evitan que se produzca el disparo.

Trata de apuntar a lo alto mientras intentas reducir al tirador. Las manos y el arma son las cosas más peligrosas que tiene el tirador durante una balacera. Por lo demás, debes tener en cuenta los ojos, la cara, el hombro y el cuello.

5-Trata de concentrarte. Lo más probable es que estés aterrado, sobre todo si estás armado solo con una escoba y sabes que el tirador tiene un rifle de asalto, pero debes concentrarte en arrebatarle el arma y derribarlo. Piensa en tu vida y la de los demás.

FPor fortuna, tu instinto de supervivencia se activará y te mantendrá alerta y concentrado en permanecer vivo a toda costa.

Método 5 de 5: Recibe Ayuda

1-Conserva la calma. Si has logrado escapar de la situación, trata de respirar profundo. Lo más probable es que entres en pánico o te sientas entumecimiento debido al trauma, así que es mejor que te concentres en respirar.

Cuando te sientas más tranquilo, comunícate con tu familia y seres queridos para hacerles saber que te encuentras bien.

2-Mantén tus manos visibles en todo momento. La primera labor de las autoridades es detener al tirador. Al salir del edificio o lugar público, debes mantener tus manos visibles para demostrar que no portas ningún tipo de armas. La policía está entrenada para tratar a todos inicialmente como sospechosos, ya que algunos tiradores pretenden hacerse pasar por víctimas.

3-Evita señalar o gritar. La policía tiene directrices específicas sobre cómo proceder durante una balacera. Deja que hagan su trabajo y no confundas ni agraves la situación al intervenir, sobre todo porque tus emociones están propensas a acentuarse. Deja que hagan su trabajo con eficacia y reduzcan al tirador.

4-Comprende que la ayuda para los heridos ya está en camino. La policía está entrenada para localizar y detener a los tiradores y este es su principal objetivo. No van a detenerse a atender a los heridos. Sin embargo, no tienes de qué preocuparte, ya que lo más probable es que los paramédicos ya se encuentren en camino para encargarse de aquellos que resultaron heridos durante el incidente.

Si has recibido un disparo, trata de calmar tu respiración, ya que esto puede ayudar a evitar una conmoción y frenar la hemorragia. Cubre la herida con las manos o con un paño y aplica presión para tratar de detener la hemorragia hasta que puedas conseguir ayuda profesional.